DILEMAS:

Miércoles, Oct 22nd

Last updateMar, 21 Oct 2014 9pm

 DILEMAS AÑO VI  OCTUBRE  2014

Sermones de odio y discriminación

 

Por Luis Fernando Arellano

Mientras el mundo se estremece frente a los hechos acontecidos en Noruega, y rechaza las ideologías y las prédicas de odio que motivaron a un extremista de derecha a asesinar a sangre fría a mas de 90 jóvenes, en Chile, frente al palacio de gobierno, unos 3 mil evangélicos se reunieron para emitír furiosos mensajes a favor de la discriminación y la negación de derechos a minorías sexuales. En el acto, presentado como de “defensa de la familia”, participaron no solo organizaciones religiosas, sino también un grupo de militantes del autodenominado Frente Orden Nacional, FON, organización de carácter neonazi que declaraban su pleno acuerdo con el mensaje homofóbico de los organizadores. El evento contaba con el auspicio de la División de Organizaciones Sociales del actual gobierno.

“Quieren sodomizar a nuestros niños!!”

El mitin fue convocado por un grupo de predicadores encabezados por Eduardo Durán, gobernante de la Catedral Evangélica, quien fue el orador principal. En su alocución calificó como maniobras de “Satanás el diablo” una serie de iniciativas que, según él, atentan contra la unión entre un hombre y una mujer, entre ellos los proyectos de uniones civiles, que beneficiarían a los homosexuales, la píldora del día después, el aborto y el divorcio.

Pero lo que llamó mas la atención, fue que considerara anti-familia a la denominada “Ley contra la Discriminación”, la que provoca especial repulsa entre los evangélicos porque, según ellos, les impediría predicar pasajes bíblicos que rechazan la homosexualidad, entre ellos el polémico versículo 20:13 de Levitico: "y cualquiera que tuviere ayuntamiento con varón como con mujer, abominación hicieron: entrambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre". Esto los ha motivado a realizar un fuerte lobby en el Congreso, que ha colaborado a impedir la aprobación de la iniciativa legal

El pastor Durán terminó sus palabras manifestando que los pentecostales luchan por “vivir en una sociedad de acuerdo a los principios establecidos por nuestro Dios”, declarando abiertamente el clericalismo que propugna su corriente religiosa.

Tras este discurso se sucedieron otras intervenciones, llamadas “oraciones por la familia y el matrimonio”, a cargo de agitadores frenéticos que lanzaron todo tipo de descalificaciones hacia las minorías sexuales, asociándolas a palabras tales como depravación, corrupción, degeneramiento, pecado y libertinaje. Uno de ellos incluso los acusó de querer “sodomizar a los niños” de Chile.

El acto fue cerrado por el polémico religioso Carlos Adam, líder de la organización Valientes de David, quien en julio de 2003 quemó una imagen de la Virgen del Carmen en plena fiesta religiosa de La Tirana, provocando el repudio de la Iglesia Católica y de otras denominaciones pentecostales. El predicador además ha liderado virulentas campañas en contra del comercio sexual y los barrios rojos, incluyendo al Carnaval de Río de Janeiro, adonde viajó para lanzar provocaciones que casi le costaron una golpiza.

Peligroso empoderamiento


El auge de los evangélicos en Chile ha sido persistente en las últimas décadas. Existen cálculos que los sitúan entre un 20 a un 30% de la población, organizados en unas 1.500 denominaciones y sectas. Este crecimiento no solo se relaciona con su capacidad de reclutar, sino también con la serie de facilidades y beneficios con que cuentan para obtener personería jurídica y levantar sus templos, incluso en espacios públicos.

Algunas autoridades, especialmente durante la dictadura militar, les facilitaron aún más su labor proselitista, debido no solo a su “apoliticismo” o incluso simpatía con el régimen, sino también al hecho que colaboraban a combatir el alcoholismo y la drogadicción en los barrios pobres. Durante la transición democrática los nuevos gobernantes subsanaron la discriminación de que eran objeto con la denominada “Ley de Culto”, permitiéndoles establecier capellanías incluso en el palacio de gobierno y además continuaron  la “tradición” establecida por Pinochet de asistir a una ceremonia de “acción de gracias” por la independencia nacional, que se realiza todos los años en el templo que regenta el pastor Durán.

Solo que estos beneficios y reconocimientos  han facilitado el empoderamiento de un nuevo clericalismo, tan o más virulento que el atribuido a la Iglesia Católica, el cual bajo el pretexto de defender “valores”, fomenta la discriminación, la negación de derechos y la violencia verbal y física en contra de ciudadanos de condición sexual diferente. Resulta paradojal que los discriminados de ayer propicien ahora la negación de derechos hacia otros, presionando al poder político en tal sentido.
 
Sin duda estas agrupaciones pentecostales tienen derecho a existir y a expresarse, aún cuando se arroguen una representatividad que no tienen. No todos los evangelicos participaron del mitin y una mayoría de cristianos es comprensivo y tolerante. Aún así, resulta inquietante ver al fanatismo insultando y abogando por la discriminación a otros chilenos desde el principal espacio republicano de este país.
 
Aplicando Levítico 20:13

La madrugada de 7 de Junio, un grupo de desconocidos atacó con un bate de béisbol a la transgénero “Sandy” dejándola con graves heridas y en estado agónico en una calle de Valparaíso. Si bien los agresores no han sido indentificados, las sospechas se dirigen hacia agrupaciones de neonazis que operan en el puerto, los que cada cierto tiempo protagonizan incidentes callejeros que denominan “barridas”, donde atacan principalmente a transgéneros que ejercen el comercio sexual en las calles.

Para los activistas de los derechos de las minorías sexuales, tras esta violencia operan los discursos que promueven el odio, la deshumanización “del otro” y del diferente y validan una abierta discriminación hacia ellos. Como los que se escucharon en el frontis de la Moneda, durante la manifestación en “defensa de la familia”.

Contramanifestación

En serios apuros se vieron jovencitos pentecostales que enfrentaron a este pequeño grupo de contramanifestantes, integrado por homosexuales y lesbianas. Los activistas les representaron la contradicción entre el intento de dialogar con ellos y los mensajes de odio, donde se los acusaba de querer sodomizar niños, de corruptos y depravados.
 

 

Licencia Creative Commons
Dilemas.cl is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 3.0 Unported License.
Based on a work at www.dilemas.cl.
Permissions beyond the scope of this license may be available at www.dilemas.cl